Foto: Futbolred.

Atlético Nacional visitó a Cúcuta Deportivo para disputar el juego válido por la última fecha de los cuadrangulares de la Liga Águila 2019-II.

Pese a que ambos equipos se encontraban sin oportunidad de disputar la Final debido a los pocos puntos obtenidos en el Grupo A donde se enfrentaron a Deportes Tolima y Junior de Barranquilla, sabían que debían terminar el año con una victoria, es lo mínimo que le podrían ofrecer a sus hinchas que durante este semestre los apoyaron sin importar el resultado.

Días previos a este duelo que sería el último partido del año para ambos equipos, Juan Carlos Osorio dio una serie de declaraciones que dejaron ver lo que sería la nómina titular del partido y, por supuesto, los cambios que se realizarán en la parte interina de la institución con miras al próximo año, donde el cuadro verde participará en la Copa Sudamericana gracias a los puntos obtenidos en la reclasificación que hace al verdolaga uno de los pocos equipos colombianos con cupo a este importante torneo internacional.

Para enfrentar este partido Osorio tenía claro una serie de parámetros: darle la oportunidad a los juveniles que tuvieron poca participación en la temporada y no contar con los jugadores extranjeros.

Durante los primeros minutos del compromiso, Nacional en un par de ocasiones se vió acorralado por los jugadores del equipo rival que supieron achicar y encontrar el punto débil del equipo de la ciudad de Medellín: la zona defensiva, sector que le ha ocasionado bastantes dolores de cabeza al equipo paisa.

Los jugadores de Cúcuta aprovecharon dicha falencia del rival y comenzaron a filtrar balones con éxito que llegaban rápidamente al arco de Aldair Quintana. Pero, para fortuna de Nacional, el joven tolimense supo responder bien y estuvo atento a las peligrosas llegadas del equipo local. Aldair le ahogó en más de una ocasión el grito de gol a los hinchas motilones que, aunque se encontraban tristes por perder la oportunidad de disputar una final en primera división, se sentían satisfechos con el trabajo realizado por los deportistas y dirigentes del equipo de la capital de Norte de Santander.

Como era de esperarse, los jóvenes convocados por el entrenador risaraldense para este partido, querían hacer una gran actuación y demostrar sus mejores aptitudes futbolísticas para que el técnico los tenga en cuenta para disputar más minutos con la camisa de uno de los equipos más grandes del país.

El ímpetu se vio reflejado en estos jugadores que querían lucirse y enamorar al exigente dirigente verdolaga  por lo que empezaron a ser cuidadosos e inteligentes al momento de realizar pases y mejorar la concentración a la hora de recibir peligrosos balones. Nacional optó por mantener la posesión del esférico -acto que se le hizo difícil en los primeros minutos del compromiso- e hizo mayores y mejores transiciones con y sin la pelota.

A medida que pasaban los minutos, aumentaba el nivel futbolístico de Nacional, lo que haría que llegara el primer y único gol de la noche. Esta anotación se inició mediante una jugada de Jarlan Barrera y Brayan Rovira, que seguidamente desembocó en un gran control y excelente definición de Baldomero Perlaza, un jugador discutido por la hinchada, pero que últimamente ha respondido a las críticas de la mejor manera: demostrando su talento.

El partido terminó con una corta victoria de Atlético Nacional, pero los trabajos con miras a la próxima temporada aún no han finalizado. En los próximos días, Osorio tendrá una reunión con cada uno de los jugadores, les hablará sobre importantes temas a tratar para pensar en construir un equipo competitivo, cualidad que poco a poco ha ido perdiendo el equipo antioqueño, que sufrió lo que padecen la mayoría de clubes que después de ganarlo todo no logran mantener sus bases deportivas intactas.

Nacional buscará retomar senderos de gloria para restablecer la confianza y admiración de su gran hinchada -que en su mayoría se siente disgustada con el juego del equipo-.

Para conseguir esto, el equipo buscará reforzarse con deportistas capacitados que le den una ayuda al equipo para obtener buenos resultados. Por lo que los dirigentes del verde se encuentran en la búsqueda de jugadores que le aporten a la institución y que sean distinguidos por su comportamiento dentro y fuera del terreno de juego.

Los hinchas, jugadores y dirigentes estaban acostumbrados a cada año celebrar mínimo un título de su equipo y seguir sumando trofeos en su palmarés, por lo que terminar con esta hegemonía después de 8 años hace que el ambiente dentro y fuera de la institución se torne tenso y, aunque los hinchas no viven de títulos, si viven de disfrutar y ver un fútbol magistral como el que acostumbra a mostrar Atlético Nacional.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí