Por Daniel Echavarria

Luego de la dolorosa derrota y el partido vergonzoso ante Fluminense por la Conmebol Sudamericana, el técnico brasileño dirigió su voz y expresó su renuncia como entrenador de Atlético Nacional; días antes ya se tenía el rumor de su salida del club Antioqueño, puesto a los resultados poco favorables que, desde su llegada, se han  presentado.

En horas de la noche del pasado domingo, luego del partido frente a Deportivo Cali, incluso el mismo Paulo Autuori, puso a disposición de los directivos su continuidad, llegando así a una “nueva oportunidad” que ellos mismos brindaron por la proximidad de la Sudamericana y una opción de retomar buen camino, con buenos resultados, pero en definitiva, no se dieron las cosas.

Tras dos meses sin dirección técnica, luego de la renuncia anticipada del argentino Jorge Almirón, a finales del 2018, el 2 de Noviembre sale a luz un nuevo comunicado oficial presentando al que sería el nuevo dirigente del plantel profesional, esta vez, un brasileño con “una conquista de dos copas libertadores, una trayectoria profesional en equipos de Brasil, Portugal, Perú, Japón y Qatar” declaró el comunicado.

Así mismo, en el nuevo comunicado que presentaba Atlético Nacional, se resaltaba el buen fútbol de Paulo Autuori y la nueva era que iba a emprender el conjunto verdolaga, tanto que explícitamente se manifestaba: “De nuestro nuevo DT resaltamos su estilo de juego, su interés por impulsar las divisiones menores, su forma de trabajo que se adapta a la metodología empleada por Atlético Nacional y en especial, la firme convicción de apuntar a la ejecución de un nuevo proyecto deportivo basándose en la construcción de procesos, adaptándose a la historia y circunstancias del Atlético Nacional”; y ahora, detallando todo su trabajo, con qué se queda la hinchada, dirigentes, y aficionados? Una era donde no se logró una sostenibilidad en la Copa Libertadores, un desequilibrio permanente que incluso llevó a una tensión por lograr la clasificación a cuadrangulares, un comienzo de estos desastroso, hasta el momento, Nacional ocupa el último puesto del grupo B con mínimas posibilidades, y así, un partido de ida, por la Sudamericana que no se quisiera ni mencionar. 

Un Nacional sin método de juego, sin un orden preciso, con muchas bajas no solo en la defensa sino en toda la estructura de juego; la verdad, queda un gran sinsabor para todos aquellos que amamos el fútbol, que nos deleitamos con los sentimientos que generan estos resultados; su debut como timón del club fue una derrota ante Leones y desde entonces, son solo 9 partidos ganados, 10 empatados y 10 que pierde con 31 goles a favor, los mismos que recibió según dato de Deportes RCN.

Hoy finaliza la era de Paulo Autuori, al igual que lo denotó el comunicado, agradecemos por estos meses en la institución “su trabajo y su calidad humana”, deseamos muchos éxitos en los proyectos venideros y que pueda tener en su vida personal y profesional grandes avances.

Aquí queda un nacional que deja muchas dudas, “la culpa” no solo la tiene quien estuvo al mando estos meses y la inestabilidad en la dirección que el club ha tenido, también se pueden ver muchos jugadores que simplemente no quieren, una desorientación cuya responsabilidad se encuentra también en el mismo campo de juego y a la espera de un verdadero compromiso por parte de estos muchachos, se espera ver algo, la hinchada, quienes aman el equipo necesitan palpar buen juego, buenos resultados; aún queda unos cuadrangulares que los ha hecho difíciles el mismo juego de Atlético Nacional y una Sudamericana que necesita más, más empuje, más compromiso, más Amor por la historia, por el equipo.

El próximo partido frente a Deportivo Cali, por la cuarta fecha de los cuadrangulares de la Liga, estará bajo el mando y dirección de Alejandro Restrepo y el asistente técnico Nicolás Herazo, lo informa Atlético Nacional.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí